martes, 18 de julio de 2017

Mi experiencia en el Magic Fest 2017

¡¡¡Holi!!! 
Esta entrada estará relacionada al evento que tuvo lugar el pasado sádado 15 y domingo 17 en el WTC de la Ciudad de México.

A pesar de todos los rumores que hubo alrededor de este evento, puedo decir que fue de las mejores cosas que he vivido y aquí les dejo mi experiencia, pero antes que nada quiero agradecerle a Said por permitirnos formar parte de esto:

El sábado estaba muy nerviosa, no sabía realmente que nos esperaba a mi amiga Elda y a mi como parte del staff de Utopía, pero aún así estábamos emocionadas y llegamos puntuales a la hora que se nos citó para comenzar.


La primera impresión que tuve al llegar es que desde la entrada se veía poca gente pero al irme acercando, había gente a montones y seguían llegando; personas de todas las edades con cosplays, niños en brazos vestidos de mandrágoras o cualquier otra cosa que a los padres fanáticos se les hubiera ocurrido, familias enteras disfrazadas de distintos personajes y el hondear de las capas era impresionante.

Subimos y bajamos durante unas cuantas horas para que el stand en el que íbamos a trabajar quedará bien pero la gente nos ganó y al entrar se abarrotaron alrededor de nosotros y comenzamos a trabajar. Fue un día completamente agotador, lo que realmente me daba ánimos de seguir de pie eran los niños que llegaban disfrazados y emocionados por comprar algo de su saga favorita u por supuesto los gritos que provenían del salón de enfrente donde se encontraba el invitado de honor: Stanislav Ianevski dando firma de autógrafos y contestando las preguntas de lo fans que ansiaban verlo.

A pesar de que todo giraba en torno a Harry Potter, había cosplays de distintos personajes de fantasía como: 
Cersei Lannister, Khal Drogo y Daenerys Targaryen de Game of Thrones, Elfos del Señor de los Anillos, Caballeros Medievales, Jack Sparrow de Piratas de Caribe, Jack y Sally del Extraño Mundo de Jack, Cenicienta y su Hada Madrina y por supuesto incontables personajes de Harry Potter, entre los que pude notar estaba Bellatrix Lestrange, Lucius Malfoy, Luna Lovegood, Harry Potter, Minerva McGonagall, Hagrid con Aragog en su hombro, Ginny Weasley, Madame Hooch, jugadores de Quidditch, entre otros más que no logro recordar.

Había juegos de quidditch, realidad virtual, una pantalla verde en la que podías montar dragones, exposición de artículos medievales, actores de doblaje, cervezas de mantequilla, venta de artículos originales pertenecientes a la saga, infinidad de funkos, juegos de mesa, entre muchas cosas más en las que la gente podía entretenerse y pasar un rato divertido con sus familiares y amigos y sobre todo y lo que creo que es lo más importante: con personas que tienen en común contigo el haber crecido de la mano de Rowling y todo este mundo mágico. 

El domingo fue un poco más tranquilo, pero no por eso menos aburrido, la gente seguía llegando a montones y arrasaban con todo lo que pudieran comprar de sus personajes favoritos. Pero este día fue más especial para mi porque pude entrar a tomarme una foto con Stan y fue taaaaaaaaaaaaaaan genial que pude morir en ese mismo momento de un infarto por la impresión de tenerlo cerca de mi y poder tomarme una foto con él.

"La bruja me dijo que llevaba una
 eternidad en la tienda. 
Nadie lo quería."
—Hermione Granger, 
Harry Potter y 
el Prisionero de Azkaban.
Luego ocurrió un momento que nos hizo sentirnos mucho mejor a mi amiga Elda y a mi ya que nuestro fangirleo llegó a niveles extremos cuando una pequeña niña vestida de Hermione compró un peluche de Crookshanks pero eso no fue lo mágico sino que todos preguntaban cuanto costaba el gato pero nadie se lo llevaba hasta que llegó esta pequeña y se lo llevó sin titubear y sentimos que habíamos vivido un momento del libro y fue super épico. Luego de ese momento fangirl que mi amiga plasmo en una fotografía, continuamos con nuestra hazaña hasta el final del día. 

Independientemente de todo lo que se ha hablado en las redes sociales acerca del evento, de la organización y todo ese rollo, la verdad yo regresé a mi casa con un muy buen sabor de boca, conocí   nuevas personas, me divertí como hace mucho no lo hacía, me olvide de problemas y todo lo que me preocupaba en mi vida diaria por dos días de puro entretenimiento y diversión.

Esto es todo por hoy. Nos leemos en la siguiente entrada.