In Autolesión Autosuperación Depresión Suicidio

13 de enero "Día Mundial de la Lucha contra la Depresión".

Hoy se celebra el día mundial contra la depresión, un concepto que últimamente se ha escuchado mucho pero del que la mayoría de las personas que se diagnostican a si mismo, ¿Cómo se sabe que realmente se está pasando por un trastorno? ¿Qué la causa y cómo se supera? 

Empecemos esta entrada con la definición de la depresión que nos otorga la Organización Mundial de la Salud:
"La depresión es un trastorno mental frecuente, que se caracteriza por la presencia de tristeza, pérdida de interés o placer, sentimientos de culpa o falta de autoestima, trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración; puede llegar a hacerse crónica o recurrente y dificultar sensiblemente el desempeño en el trabajo o la escuela y la capacidad para afrontar la vida diaria. En su forma más grave, puede conducir al suicidio. Si es leve, se puede tratar sin necesidad de medicamentos, pero cuando tiene carácter moderado o grave se pueden necesitar medicamentos y psicoterapia profesional. Es un trastorno que se puede diagnosticar de forma fiable y que puede ser tratado por no especialistas en el ámbito de la atención primaria."
Ahora, de los puntos más importantes de este tema: ¿Cuáles son los síntomas de la depresión? Pero hay que tener en cuenta que NO todas las depresiones tienen los mismos síntomas ni la misma gravedad, ya que,como en todo, varían conforme al individuo y las circunstancias. Entre los síntomas que se pueden presentar, se encuentran los siguientes:
  • Sentimientos de tristeza, ansiedad y/o desesperanza
  • Fatiga y falta de energía.
  • Autoestima baja.
  • Dolores persistentes (digestivos, de cabeza etc...).
  • Trastornos del sueño como insomnio, despertares frecuentes durante la noche, dormir durante muchas horas seguidas...
  • Dificultad para concentrarse, recordar cosas, o mantener la atención.
  • Pérdida de interés en la realización de actividades que antes nos agradaban. Asimismo, puede darse también la pérdida por el interés en mantener relaciones sexuales.
  • Pérdida del apetito o apetito exacerbado.
  • Ideas suicidas o intentos de suicidio.
La depresión es una enfermedad frecuente en todo el mundo, y se calcula que afecta a unos 350 millones de personas y cada año se suicidan más de 800, 000 personas siendo así el suicidio, la segunda causa de muerte en personas de entre 15 y 29 años.


Lo que causa la depresión no se conoce totalmente pero sí que se ha avanzado en estudios donde se identifican los factores predisponentes tales como son los genéticos, bioquímicos, o situacionales. También la relacionan con la posible existencia de daños en diversas zonas cerebrales o la baja producción de neurotransmisores (como la serotonina, entre otros) aumentando así considerablemente la probabilidad de padecerla. Asimismo hay evidencias que los hijos de padres depresivos tienen una probabilidad mayor de sufrir depresión. Aunque hay tratamientos eficaces para la depresión, más de la mitad de los afectados en todo el mundo no recibe esos tratamientos por la estigmatización que se tiene en torno de los trastornos mentales. Otra barrera para la atención eficaz es la evaluación errónea ya que existen personas con depresión que muy a menudo no son correctamente diagnosticadas, mientras que otras que en realidad no la padecen son diagnosticadas y tratadas con antidepresivos.

Existen diversas clases de depresiones pero una clasificación un tanto completa sería la siguiente:
  • El trastorno depresivo grave o trastorno depresivo mayor, como su nombre indica este tipo de depresiones es el más grave y se caracteriza porque sus síntomas incapacitan a la persona para realizar sus actividades de la vida diaria más básicas como dormir o disfrutar de la comida. Estos enfermos, necesitan tratamiento farmacológico y necesitan terapia psicológica ya que lo más común es que estos enfermos presenten episodios repetidos.
  • El trastorno distímico, también conocido como distimia se caracteriza por una larga duración más de dos años, es menos grave que la anterior y aunque no suele incapacitar a la persona para llevar una vida diaria “normal” si la incapacita para sentirse bien. Estos enfermos también pueden presentar alguna vez en su vida un trastorno del depresión grave.
  • Depresión postparto, característico de las mujeres que acaban de dar a luz, se suele diagnosticar en el primer mes tras el alumbramiento. 
  • El trastorno afectivo estacional, característico de la estación invernal coincidiendo con la reducción de horas de sol. Suele desaparecer en primavera verano y se puede tratar con la combinación de fármacos antidepresivos y terapia de luz.
  • Depresión psicótica, se da cuando la depresión va acompañada de una ruptura con la realidad o presencia de psicosis tales como alucinaciones etc.
  • Enfermedad maniaco depresiva o trastorno bipolar, se caracteriza por cambios cíclicos en el estado de ánimo que va desde lo más alto o estado maníaco a profundos sentimientos de tristeza o depresión.
La depresión es el resultado de interacciones complejas entre la esfera bio-psico-social del individuo, principalmente en las personas que han pasado por circunstancias como desempleo, luto, traumas, etc. A su vez, la depresión puede generar más estrés y empeorar la situación de la persona afectada. Está demostrado que los programas de prevención reducen la depresión tales como los programas escolares para promover un modelo de pensamiento positivo entre los niños y adolescentes, las intervenciones dirigidas a los padres de niños con problemas de conducta pueden reducir los síntomas depresivos de los padres y mejorar los resultados de sus hijos y los programas de ejercicio para las personas mayores.

La depresión hasta en el peor de los casos es tratable por lo que se debe recurrir al médico de cabecera para descartar las afectaciones físicas de la depresión. Una vez que ha sido diagnosticada se suele tratar con fármacos antidepresivos que actúan sobre neurotransmisores (como la serotonina y la dopamina) que están muy relacionados con la regulación del Estado de ánimo. No siempre se prescribe medicación, en su lugar se le recomienda al paciente terapia psicológica. Muchas personas con depresión son tratadas de forma combinada con fármacos y terapia. Para que las personas que utilizan algún tipo de medicamento, deberán tomarlo como mínimo un mes y que los antidepresivos que se tomen solo sean bajo prescripción médica y acudir a un médico en caso de duda; interrumpir un tratamiento puede atraer consecuencias muy graves por lo que jamás debe hacerse.

¿Cómo se cuándo acudir al médico? No dude en consultar con su médico si:
  • Llora frecuentemente sin motivo aparente.
  • Su estado de ánimo le impide llevar una vida normal e interfiere en sus actividades estudiantiles, laborales, personales etc.
  • Oye voces que no existen.
  • Se da cuenta de que consume alcohol y/o drogas de forma continua y habitualmente.
Respuesta de la OMS: 
"La depresión es una de las afecciones prioritarias en el Programa de acción para superar la brecha en salud mental (mhGAP) de la OMS, cuyo objetivo consiste en ayudar a los países a ampliar los servicios para personas con trastornos mentales, neurológicos y por consumo de sustancias mediante la prestación de la asistencia por profesionales sanitarios que no son especialistas en salud mental. El Programa parte del principio de que con una atención adecuada, ayuda psicosocial y medicación, decenas de millones de personas con trastornos mentales, entre ellos la depresión, podrían tener una vida normal, incluso en entornos con escasos recursos."
Mantener un estilo de vida saludable y contacto social, son dos grandes aliados para prevenir esta enfermedad. Y si ya la padeciste, la terapia psicológica o terapia familiar puede ayudar a prevenir posibles recaídas.

Aquí puedes hacer un test donde se evalúa el sindrome depresivo, COMO LO DICE EL ENLACE, responde las preguntas de forma intuitiva y al final verás el resultado pero ES SOLO UN TEST DE ORIENTACIÓN Y CARECE DE VALOR DIAGNOSTICO.

Related Articles